LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN EN NAVARREDONDA DE GREDOS

Exterior de la iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción. Navarredonda de Gredos (Ávila).

Interior

La bóveda de combados que cubre el presbiterio, formando un círculo con sus nervios, es casi idéntica a la del Santuario de Ntra. Sra. del Espino en Hoyos del Espino. El resto de la techumbre es de madera y  data de los años 80 ya que la original, también de madera,  se derrumbó a causa de una nevada. Como en otros casos encontramos lápidas con inscripciones y motivos decorativos formando parte del solado

Bóvedas de la Iglesia de Navarredonda (izquierda) y Hoyos del Espino (derecha). S. XVI.

El retablo Mayor

El retablo mayor, de la primera mitad siglo XVII, se adapta al contorno poligonal de la cabecera. El tabernáculo que acoge el Sagrario no encaja con el resto ni en estructura ni en decoración, ya que presenta motivos de rocalla (entre otros elementos) que nos dan la fecha para situar esta obra a partir de mediados del Siglo XVIII. Esto debió de ser una práctica habitual, ya que lo mismo sucedió en el retablo de Hoyos del Espino. La diferencia, es que en Navarredonda han tenido la consideración de conservar el tabernáculo original, que encaja perfectamente con las características del resto de la estructura del retablo, y se puede observar en su ubicación actual en un rincón de la tribuna de la iglesia. Esta pieza es de gran interés, ya que no sólo nos cuenta cómo fue el retablo de esta iglesia antes de su modificación, sino que además, por su similitud en estilo, nos puede dar una idea de cómo fue el que en su día hubo en Hoyos.

Cabecera y retablo mayor (izquierda). Tabernáculo original (?). Primera ½ S. XVII

 Las esculturas

Las esculturas que albergan las hornacinas presentan un gran abanico de personajes sagrados. En primer lugar nos detendremos en la talla estofada y policromada de la Inmaculada Concepción en la parte inferior de la calle izquierda.

Inmaculada Concepción. S. XVII

“Inmaculada” significa literalmente “sin mancha “, y hace referencia a la creencia de que María, al igual que su hijo, fue concebida sin pecado original (siendo el momento de su concepción el abrazo entre San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada). Esta creencia no fue declarada dogma hasta 1854 por el Papa Pío IX, sin embargo, la forma de representarla artísticamente quedó fijada ya en el siglo XV, tomando como base un texto del Apocalipsis de San Juan: “Una gran señal apareció en el cielo, una mujer, vestida de Sol, con la Luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Ap 12, 1). Es un tema  muy frecuente en el Barroco español, ya que defendía el culto a la Virgen que la Reforma había puesto en tela de juicio. En el segundo piso de esta calle izquierda, encontramos la imagen de San Juan Bautista, vestido con la piel de camello que lo identifica como santo asceta y, sobre él, ya en el ático, San Miguel Arcángel aplastando al Demonio.

En la calle central encontramos el tabernáculo del XVIII ya mencionado, que contiene el sagrario. Por encima de éste, observamos el tema que da nombre a esta iglesia. Se trata de un conjunto escultórico que representa la Asunción de la Virgen. Este es otro de los grandes hitos del ciclo Mariano, y cuenta con ejemplos en otros muchos pueblos de la comarca, así esta explicación es válida para todos ellos. La representación se basa en los textos apócrifos y muestra cómo María asciende a los cielos en un torbellino de nubes y ángeles, apareciendo a menudo en actitud orante o siendo coronada. A pesar de que La Asunción de María no fue un dogma de Fe hasta que a mediados del siglo XX , ya desde el siglo VI, la fiesta de quedó fijada el 15 de agosto. Sobre este grupo, remata la calle central un Cristo Crucificado y el Padre Eterno coronando el conjunto.

Parte superior del retablo mayor. Siglo XVII.

Aparte de la dicha escultura, en esta iglesia se representa este hecho también en un cuadro (ya del XVIII) en el muro derecho de la cabecera.

Pintura con el tema de la Asunción. S. XVIII

En la calle derecha del retablo, en primer lugar encontramos un San Isidro difícil de identificar como tal ya que de  sus atributos (la yunta guiada por ángeles, que tal como lo relata la leyenda, realizaban las labores agrícolas de San Isidro mientras éste se dedicaba a la oración) solo queda una vara, tal vez de una pala de labrar de la que se haya perdido la hoja. Sobre él, en el segundo cuerpo, se sitúa Santa Teresa con la pluma que la alude a su faceta de escritora mística, y la paloma (que no águila como se ha dicho) que haría referencia a lo divino de su inspiración. En la parte derecha del ático volvemos a encontrar la imagen de Santiago Matamoros del que ya hablamos en la primera entrada de este blog en relación con su frecuente aparición en las iglesias de Gredos. Solamente añadiremos aquí que en este pueblo tiene una especial relevancia ya que el 25 de Julio  se celebra en su honor la otra gran fiesta.

Retablo del Calvario

Retablo del Calvario y escenas. Primera ½ Siglo XVII.

En el lado de la epístola (recordad, mirando hacia el altar, el de la derecha) encontramos un ejemplo, también del siglo XVII, en cuyo espacio central domina el grupo del Calvario, compuesto con el Crucificado en la parte central y, a ambos lados, la Virgen y San Juan Evangelista. Las calles laterales son muy ricas en pinturas que detallan todo el Ciclo de la Pasión de Cristo, en el que es fácil reconocer escenas como La Oración en el Huerto o El Prendimiento.

Retablo de San Antonio

Retablo de San Antonio. Primera ½ Siglo XVII.

Otro ejemplo muy interesante lo encontramos en el lado del Evangelio. En la parte central, una hornacina acoge la figura de San Antonio de Padua con su hábito franciscano y el Niño Jesús sobre el libro que sostiene. Esto se basa en la leyenda por la cual este santo pidió a la Virgen que le permitiese abrazar al Niño, deseo que le fue concedido mientras estaba leyendo, de ahí el libro que porta.

En las calles laterales encontramos cuatro pinturas. A la izquierda aparece San Juan en la isla de Patmos contemplando la visión de la Mujer Apocalíptica (sí, aquella que hemos mencionado antes como inspiración para la representación de la Inmaculada Concepción). En el ángulo inferior de esta tabla aparece el retrato del caballero que donó este retablo a la iglesia. El hombre aparece vestido a la manera de los nobles de principios del siglo XVII con una indumentaria rigurosamente negra (impuesta por Felipe II) y cuello de lechuguilla, típico de ese momento. Luce asimismo la insignia de la orden de Santo Domingo (Milicia de Cristo), lo que podría indicar que se tratase de un familiar próximo a algún miembro de la Santa Inquisición.

Sobre esta pintura encontramos la de San Francisco en el momento de recibir sus estigmas. En la calle derecha aparece Santo domingo acompañado probablemente de la esposa del donante que hablábamos anteriormente, y sobre él Santa Catalina orando ante un crucifijo y una calavera.

San juan Evangelista y Sto. Domingo con los donantes. San Francisco y Sta. Catalina.

En la mesa del altar se sitúan hoy (recordemos que el lugar de las esculturas muchas veces no es el original) dos tallas que representan a San Sebastián y San Blas. El ático presenta tres pinturas: la central muestra el tema de la Sagrada Familia, y en las laterales aparecen los arcángeles Miguel y Rafael.

Otros dos retablos completan este lado de la iglesia, ambos ya del XVIII, muy barrocos en su decoración y bastante deteriorados. Uno de ellos lo preside la figura de San Antón (acompañado de un cerdito por ser el patrón de los animales) y el siguiente con una Virgen con Niño flanqueada por Santo Domingo de Guzmán y un santo franciscano sin atributos diferenciadores. Remata este último retablo una figura de San Ramón Nonato. Sobre la mesa de altar hay una pequeña talla que representa a san Pedro de Alcántara portando el libro en su mano izquierda y levantando la derecha en un gesto elocuente.

San Pedro de Alcántara. Siglo XVII.

Os animo a hacer una visita a esta espléndida iglesia…

¡Hasta la próxima entrada!

Andrés M.

 

Anuncios

4 pensamientos en “LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN EN NAVARREDONDA DE GREDOS

  1. Me encanta este peregrinaje cultural que estás haciendo por las iglesias de la zona. A mí por lo menos me sirve para verlas de una forma diferente y por supuesto una visita a la iglesia de Navarredonda seguro que hago este año, espero que mas gente se anime.

  2. Pingback: ZACAPEAL: LA ATLÁNTIDA DE GREDOS | Arte y Cultura en Gredos

  3. Pingback: GREDOS EN FLOR I | Arte y Cultura en Gredos

Si te ha gustado deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s